7 CONSEJOS PARA AYUDAR A MAMÁ A ENCONTRAR EL VESTIDO PERFECTO PARA TU BODA

Si eres de las novias a las cuales no se les escapa ningún detalle, en definitiva este artículo es para ti.

Quieres ver perfección donde voltees, y que tu boda sea recordada por todos como una experiencia inolvidable gracias a la excelente planificación de la misma. Y, claro está, para ello cada pieza debe encajar cual engranaje de reloj, por eso el detalle de los vestidos resulta fundamental para ti.

¿Ya escogiste tu vestido de novia? ¡Bien! ¿Ya quedó resuelto cómo se vestirán las damas de honor? ¡Bien! ¿Qué más haría falta por ver? Exacto, el vestido que llevará tu mamá.

Obviamente, todas las miradas estarás puestas en ti, pero nunca está demás ayudar a quien te dio la vida a escoger el mejor vestido para que luzca hermosa en tu boda, por eso, te daré 7 consejos para ayudar a mamá a elegir aquel vestido que la hará brillar con luz propia.

1. Antes de comprar, conversa con ella

Recuerda, encontrar el vestido ideal para la madre de la novia es un esfuerzo conjunto entre tú y tu mamá. Por eso, antes de ir a la tienda, conversa con ella de manera sincera sobre cómo quiere verse ese día. Echen un vistazo a los diferentes vestidos de noche que hay en internet, tal vez le guste uno o más. No dejes de lado su armario, tal vez tenga un vestido con cuello V que use con frecuencia, y sea posible considerar ese estilo en las búsquedas futuras.

Antes de comprar, conversa con ella

2. Tengan en cuenta el estilo de la boda

Esta regla se cumple tanto para el vestido de la novia, el vestido de las damas de honor como para el que usará tu mamá. Conversen sobre el estilo de la boda, la época del año, el lugar, ¿será en interiores o al aire libre? También considera la combinación de colores antes que tu madre comience las compras, ya que esto influenciará en gran parte al atuendo. Un vestido para una boda formal de invierno en interiores es muy diferente a un vestido para una boda informal de verano al aire libre.

Tengan en cuenta el estilo de la boda

3. Date suficiente tiempo

Asegúrate de empezar la búsqueda, por lo menos, seis meses antes de tu gran día. Recuerda que estos vestidos pueden necesitar reajustes y adaptaciones para garantizar la comodidad de tu madre. No aceleres el proceso porque puede causar inconvenientes.

Date suficiente tiempo

4. Recuerda, tu mamá no es la dama de honor

Tu mamá probablemente te preguntará sobre el color que debería usar. Piensa en la paleta de colores de tu boda, por supuesto, pero también en el color de los vestidos de la dama de honor. Por ejemplo, si tu esquema de color es azul, morado y gris, y tus damas de honor estarán vestidas de gris, intenta dirigir a tu madre hacia algo de la familia del color azul o morado. Además, las madres de la novia o el novio deben evitar usar blanco, aunque los colores de la familia champagne o dorado pueden verse hermosos en las mamás.

Recuerda, tu mamá no es la dama de honor

5. Habla con tu futura suegra

Asegúrate de coordinar también con la madre de tu futuro esposo. Dale las mismas indicaciones que le diste a tu mamá, y ofrécele ayuda en sus compras.

Si ambas madres se llevan bien, planifica comprar los vestidos juntas, sería divertido y un buen momento para compartir entre las tres.

Querrás asegurarte de que las dos mamás no usen los mismos vestidos, o incluso vestidos de los mismos colores, así que conversen sobre ello para evitar molestias.

Habla con tu futura suegra

6. ¡Diviértanse!

El que estés ahí, acompañando a tu mamá en la elección del vestido le hará sentir cómoda y confiada, además podrás guiarla en la elección.

Reserva las citas en las tiendas, y no olvides dejar un tiempo para un almuerzo tranquilo y agradable.

Eso sí, trata de que vayan la menor cantidad de personas posibles, lo ideal sería solo tú y tu mamá, pero si una amiga, hermana o pariente cercano quiere unirse no hay problema, solo mantenlo para cuatro personas o menos.

¡Diviértanse!

7. Apóyala, no la critiques

Cuando tu madre se pruebe los vestidos, recuerda mantenerte positiva, déjala ser la primera en opinar y luego intervienes. Incluso, si no te gusta el vestido, céntrate en un aspecto positivo y dile “Creo que podemos encontrar algo aún mejor”. Claro están si hay un aspecto que te gustó, no dudes en resaltarlo. ¡Tu reacción positiva la hará sentir aún más segura y hermosa!

Apóyala, no la critiques

¿Ya tienes más claro cómo ayudar a tu mamá? Enséñale el artículo, seguro que le interesará.